Hallan letrinas en el complejo termal del yacimiento de la Alcudia

Investigadores de la Universidad de Alicante (UA) han hecho nuevos hallazgos en el complejo termal del yacimiento arqueológico de la Alcudia de Elche, en concreto unas letrinas adyacentes a la puerta principal de las termas, entre otros vestigios. Los descubrimientos se han realizado en los trabajos liderados por el catedrático de la UA Jaime Molina investigan el sector termal de este yacimiento desde 2017, después de quince años sin excavaciones.

Entre las nuevas localizaciones, se encuentran las letrinas y la puerta principal de las termas, además de las fases constructivas del vestuario en cuyas paredes occidentales se han hallado marcas de las lejas o taquillas para dejar la ropa. También se ha excavado en profundidad la sala de baño templado (tepidarium) y se ha delimitado el caliente (caldarium), así como sus cámaras de calefacción (hipocausta) formadas por pavimentos flotantes sobre pilares de ladrillo (suspensurae).

Las termas estaban diseñadas para desarrollar un recorrido que permitiera alternar las salas de sudoración y los baños calientes y templadas con los paseos al aire libre y el baño frío en el frigidarium, del que formaba parte la gran piscina central (natatio). Igualmente se ha sacado a la luz un aljibe o depósito de agua en perfecto estado de conservación de la época romana. El conjunto termal de la Alcudia se articula en torno a un patio central porticado, al menos en su lado occidental, donde se observan los restos de tres columnas y en cuyo centro se sitúa la natatio.

Esta gran piscina, de once por ocho metros aproximadamente, está completamente pavimentada por una gruesa y uniforme capa de opus signinum, un resistente mortero romano hecho de cal, agua y arena, al que se añade cerámica machacada para dotarla de propiedades impermeabilizantes. Las termas orientales de la Alcudia datan de época augustea y altoimperial (siglos I-II d.C.), aunque presentan distintas fases constructivas posteriores de época bajoimperial y tardía (siglos III al VII), y sufrieron múltiples remodelaciones y destrucciones que la alejarían paulatinamente del uso termal, según fuentes de la UA.

Fuente;: La Razón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *