Joan Ribó prefiere la bicicleta

El gobierno municipal sólo contó con miembros del PSPV en los actos de la Mare de Déu, donde también acudieron ediles del PP y Ciudadanos
El alcalde participa en una marcha a la misma hora que el Traslado de la Virgen

El alcalde Joan Ribó no acudió ayer a ningún acto del día de la Mare de Déu al elegir participar en una marcha ciclista a la misma hora, dentro de la feria denominada Bicifest. El primer edil pedaleó junto al concejal de Movilidad, Giuseppe Grezzi, y unas decenas de personas en un recorrido desde el paseo de la Alameda hasta la Marina, ida y vuelta.

A la misma hora que caía una de las puertas de la Basílica, por fortuna sin consecuencias graves, Ribó empezaba su pedaleo en una actividad que le debió gustar mucho. «Magnífico paseo ciclovía por Valencia en el marco del Bicifest. ¡Una ciudad magnífica para disfrutar de los dos pedales!», escribió en su cuenta de una red social a las 12.17 horas, una hora después de que la Patrona de Valencia entrase en la Catedral, con las calles abarrotadas de público que aplaudían a rabiar.
[wp_ad_camp_1]

El alcalde no fue tampoco el pasado año a ningún acto del Día de la Mare de Déu, al menos de una manera visible y como primera autoridad local del cap i casal. Este año se notó también su ausencia en las procesiones de la Semana Santa Marinera, donde en 2016 fue criticado por aparece en un acto en un balcón particular justo enfrente de la tribuna de autoridades e invitados.

El concejal de Cultura Festiva, Pere Fuset, había anunciado su participación en los distintos actos de la festividad, aunque no se le vio entre las autoridades políticas. Sí que colgó en una red social una fotografía de la Mare de Déu saliendo por la puerta de la Almoina de la Seo.

El rechazo de Ribó a participar en este tipo de actos populares y religiosos, así como la manera tan peculiar de hacerlo del concejal de Cultura Festiva, Pere Fuset, contrasta con lo que hicieron representantes de otras fuerzas políticas. A la Missa d’Infants acudieron el delegado del Gobierno en la Comunitat, Juan Carlos Moragues; el subdelegado en Valencia, José Vicente Herrera; el delegado del Consell para la Unión Europea, el socialista Joan Calabuig, así como la diputada y presidenta regional del PP, Isabel Bonig.

En el plano municipal, del gobierno estuvieron los socialistas Anaïs Menguzzato y Vicent Sarrià, mientras que para el Traslado se sumó Ramón Vilar. Por parte del grupo popular estuvieron nueve de los diez ediles (sólo faltó Vicente Igual), mientras que en representación de Ciudadanos acudieron su portavoz, Fernando Giner, y los ediles Amparo Picó y Manolo Camarasa.

Ni el alcalde Ribó ni el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, participaron en la procesión de la tarde. En su lugar, tras el cardenal Antonio Cañizares iban la portavoz del gobierno municipal, la socialista Sandra Gómez, acompañada por Joan Calabuig, así como los populares, encabezados por Eusebio Monzó, y los de Ciudadanos, con Fernando Giner a la cabeza. Junto a ellos las diputadas populares Elena Bastidas y Belén Hoyo, entre otras.