La «caja de sorpresas» del Circo del Sol

De una compañía de zancudos y escupefuegos a una multinacional del espectáculo. El Circo del Sol ha recuperado la grandeza y la magia del circo y ha conseguido lo imposible, llegar a un público cautivo del mundo digital.

El próximo 30 de mayo llegarán a Valencia con «Kooza», un «show» que en realidad es una «caja de sorpresas», como indica su traducción del sánscrito, pero, sobre todo, una puesta en escena «única, muy humana y bastante tradicional», en palabras de Ale Romero, director musical de varios espectáculos del Cirque du Soleil.

Como aperitivo, antes de que empiecen a levantar la gran carpa azul y amarilla a orillas del Mediterráneo, la compañía ha abierto una exposición en el edificio Veles e Vents de la capital valenciana donde se explica qué hay detrás de este mundo.

La muestra ‘Kooza, behind the scenes’ desvela algunos de sus secretos y trata de visualizar la realidad a la que se enfrentan los artistas antes de salir a escena. Desde el proceso de maquillaje, hasta la toma de medidas para un vestuario hecho a mano, pasando por la dura disciplina de entrenamientos que hacen que todo funcione como un reloj.

La exhibición se divide en cuatro salas, la primera de las cuales empieza con los 27 carteles de todos los espectáculos que ha montado la compañía desde sus inicios, entre ellos ‘Alegría’, el primer espectáculo que llegó a España y que dio la vuelta al mundo. En la siguiente sala se reconoce el trabajo de los 80 operarios que son necesarios para levantar la gran carpa que esconde en ella una “pequeña ciudad de artistas” y trabajadores de tantas nacionalidades que han tenido que inventar su propio idioma, el «Cirquish». En esta parte de la muestra se cuenta el origen y el proceso creativo de las producciones que luego salen de gira por el mundo, y desvela algunas curiosidades del proceso artístico en gira, así como los pasos que debe dar un artista para pertenecer a la compañía. A continuación se llega a la zona más personal del espectáculo, que es la creación del vestuario, la importancia de la tecnología para el desarrollo de las actuaciones y la capacidad que tiene cada artista para aprender amaquillarse solo. Una de las partes más destacadas es la muestra de las cabezas de escayola que son de los propios artistas y que sirven para realizar las medidas necesarias para cada vestuario como por ejemplo, para los sombreros. La última sala cuenta el compromiso que tiene el Circo del Sol con el medio ambiente, como la recogida del agua de lluvia para reutilizarla, la gestión del efecto invernadero o de residuos peligrosos y residuales, además de su compromiso con las ciudades más desfavorecidas.

Cuenta Romero que arrancar sonrisas no se circunscribe a la pista y que los miembros de la compañía están muy involucrados en causas humanitarias. Cuenta que su historia es también la de “El inocente”, el personaje principal de “Kooza”.

Familia numerosa

Nacido en 1984 con un grupo de 20 artistas callejeros, Cirque du Soleil es una importante organización de Quebec (Canadá) que ofrece entretenimiento artístico de alta calidad. La compañía tiene a su cargo cerca de 4.000 empleados, incluyendo 1.400 artistas de más de 50 países distintos. El Circo del Sol ha llegado a más de 190 millones de espectadores en más de 450 ciudades de alrededor de 60 países de cinco continentes.

Fuente;: La Razón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *