«La derecha, Podemos y Compromís están empeñados en presentar a Pedro Sánchez como el enemigo de esta ciudad»

Sandra Gómez López (Valencia, 1985) podría ser la alcaldesa más joven de Valencia. «Aire fresco», reza el eslogan de un campaña que la lleva de barrio en barrio mientras esquiva críticas a su gestión de una derecha que le pisa los talones en las encuestas.

-Si las encuestas se cumplen, podría reeditarse el Pacte de La Nau. Quién será alcalde o alcaldesa es la gran duda. ¿Qué va a decantar la balanza hacia uno u otro lado?

-Estoy convencida de que el PSPV-PSOE será el que lidere el próximo gobierno de progreso, porque somos el partido de la gente que defiende la libertad de ser cada uno lo que quiera ser; que defendemos la igualdad de oportunidades para que nadie se quede atrás y para que esta ciudad avance. Esta es su casa y este es su proyecto. El partido socialista no ejerce ninguna política sectaria ni excluyente. Somos el partido de todos los valencianos y valencianas y se está demostrando en cada encuesta y en cada cita electoral. Ofrecemos un gobierno estable, de consenso y dialogante, como el que ha ofrecido Ximo Puig en la Generalitat valenciana. Ofrecemos dejar a un lado la política de la crispación y empezar a trabajar por la política de lo importante.

-¿Cree que en 2015 se negoció bien el Pacte de La Nau?, ¿se podría haber conseguido más?

-Yo lo que quiero es mirar al futuro. Lo que sí le digo es que mire todo lo que hemos hecho con cinco concejales: hemos equilibrado la deuda del Ayuntamiento, hemos eliminado los copagos de los centros de día, hemos creado una unidad policial que protege a las mujeres víctimas de maltratos, hemos desatascado planes urbanos tan importantes como el de El Cabanyal, el de Benimaclet o el del Grau… ¡imagínese lo que se seremos capaces de hacer si lideramos y somos la fuerza mayoritaria en esta ciudad!

– ¿De qué dependerá el reparto de concejalías?

-Yo aspiro a liderar el Ayuntamiento de Valencia y tener un proyecto coral y completo. No aspiro a liderar parte o trocitos de este Ayuntamiento. Si soy alcaldesa seré la alcaldesa del Gobierno, no la alcaldesa de los concejales del PSOE. A mí me gusta un equipo coral en el que todo el mundo se sienta representado.

-¿Qué concejalías no cederían nunca a sus socios de Gobierno?

-No estamos en ese momento. Lo que sí le puedo decir es que hay determinados problemas que queremos resolver. El primero es el de la crispación y la confrontación que vive a día de hoy el tema de la movilidad. Me comprometo a alejar del terreno del conflicto las políticas de movilidad. Porque una política de movilidad más sostenible es algo positivo y algo que no se puede discutir, ni por la oposición, ni tampoco se puede sobreactuar por quien actualmente la gestiona. Me comprometo a marcar un modelo de movilidad donde todo el mundo se sienta integrado y respetado y donde nadie se sienta agredido. Queremos fomentar una movilidad más sostenible, apostando por el transporte público y el vehículo eléctrico, potenciando otras formas de movilidad como la bicicleta y el patinete pero, y esto es muy importante, sin que nadie se sienta criminalizado. Nunca hay que criminalizar ni atacar a la gente que tiene la necesidad de utilizar el vehículo privado, porque es una realidad.

-¿Es lo que ocurre ahora?

-Es lo que yo propongo.

-Los desencuentros entre los socialistas y Compromís han dado más de un titular al gobierno tripartito. El propio alcalde Joan Ribó ha admitido que ha habido errores de comunicación. ¿Cuál cree que ha sido el problema?

-Yo no diría tanto. Yo lo que digo es que somos partidos distintos que tienen acentos y formas distintas. Somos partidos progresistas y nos pusimos de acuerdo en 2015 porque este Ayuntamiento necesitaba un cambio. Yo lo que propongo ahora es que ese cambio se convierta en aire fresco. Eso es lo que queremos aportar, y más diálogo entre los partidos sin magnificar las diferencias, porque son normales. Nosotros hemos sabido generar estabilidad en el gobierno. Yo llamé la atención sobre el último pleno donde, tanto Compromís como Podemos, presentaron mociones para buscar la ruptura del Gobierno, una actitud que ya dije que me parecía infantil y que, afortunadamente, se recondujo.

-¿Se ve pactando con el PP?

-No (rotunda). Me veo llegando a acuerdos sobre cuestiones de la ciudad, como en turismo, en empleo, en movilidad… Pero he de decir que no tengo ningún problema con hablar con todas las fuerzas políticas para llegar a acuerdos sobre temas en concreto. Otra cosa es consolidar gobierno conjuntos. Nosotros somos un partido progresista, y el PP es un partido… (pausa) de derechas.

-La candidata del PP a la Alcaldía, María José Catalá, les acusa de haber sido demasiado condescendiente con el señor Ribó. Quizás se ha echado en falta algún golpe en la mesa.

-Hemos gobernado en coalición y eso significa que todos hemos hecho esfuerzos por llegar a un punto de acuerdo, porque eso es la política. Puede que hayan surgido problemas en el tema de movilidad o Fallas, pero la señora Catalá está dispuesta a pactar con un partido como Vox, que no supone un problema, supone un peligro. Me temo que la coalición que ella quiere proponer para el Ayuntamiento de Valencia y que, por cierto, ni siquiera creo que pudiera liderar, sería un peligro para la vida de muchas mujeres, porque Vox quiere suprimir la unidad policial que protege a las víctimas de violencia de género .

-Las encuestas pronostican la entrada de esta formación en el Ayuntamiento. ¿Conoce a José Gosálbez? ¿Qué opina de él?

-No le conozco, pero por lo que he leído, nada nuevo bajo el sol sobre lo que propone la nueva y peligrosa extrema derecha, que marca un modelo de ciudad totalmente excluyente. O te pareces y ajustas a su modelo social o estás excluido. Valencia no se parece en nada a lo que propone Vox, es una ciudad diversa, plural, llena de identidades. He nacido y he crecido en esta ciudad y la entiendo.

-También les acusan de no reclamarle al Gobierno central las inversiones que necesita Valencia. Deuda ICO, transporte metropolitano…

-Lo mejor que puede aportar el partido socialista es la política que importa, evitar la crispación y la polémica y el trabajo. Además, va a haber una alianza de intereses. Hay un gobierno socialista, una Generalitat socialista y a Valencia le va a sentar bien que haya un Ayuntamiento liderado por una socialista. Se ha demostrado en los Presupuestos Generales del Estado. Ximo Puig ha trabajado incansablemente para que sean los primeros presupuestos donde el 10 por ciento de las inversiones sean para esta Comunitat. Yo me comprometo a hacer visibles las reivindicaciones de la ciudad. La condonación de la deuda de La Marina, el contrato programa, el Parque Central… tienen que ser sí o sí una realidad.

-¿Cómo cree que se porta Pedro Sánchez con Valencia?

-Todos los partidos, tanto la derecha, como Podemos o Compromís, están empeñados en plantear algo que es totalmente irreal, como si Pedro Sánchez fuera el enemigo de esta ciudad. Cuando ha sido el primer presidente que ha venido a nuestro 9 d’octubre o cuando cerró su campaña electoral en Valencia. Pedro Sánchez va a ser el mejor aliado que tenga esta ciudad.

-¿Qué tiene usted en común con el presidente del Gobierno?

-Sobre todo una visión muy progresista de la sociedad. Creemos que hay que centrarse en la política que importa, en la de subir las pensiones a los mayores, en la de dignificar los salarios, o eliminar los copagos… esa política que nos iguala a todos. Y que somos personas comprometidas y muy trabajadoras.

-La portavoz de Unides Podem-EU, María Oliver (socia de Gobierno), se muestra decepcionada con la gestión. Dice que una cosa es lo que dicen y otra lo que hacen y votan.

-Lo que quiero remarcar es que en las ciudades hay un reto para la próxima legislatura, y es el de garantizar el derecho al acceso a una vivienda a un precio accesible. Y nosotros sí que tenemos un plan para reactivar 4.500 viviendas públicas y en alquiler.

-¿Será esta legislatura la del PAI de Benimaclet y alguno más?

-No queremos ocupar ni una hectárea más de huerta, pero hay barrios que deben acabar de consolidarse con determinadas dotaciones y servicios públicos como el de Benimaclet o de El Grau. Eso lo podemos discutir, pero desde luego hay que acabarlos.

– ¿Cuáles serán la prioridades para la próxima legislatura?

-Los barrios, la igualdad de oportunidades y consolidar un modelo económico que sea sostenible e inteligente que aporte desarrollo para la ciudad.

-Los sindicatos de policía y bomberos no están nada contentos. ¿Alguna promesa electoral para ellos?

-Depende de con qué sindicato hable. Hay una cosa incuestionable, que es mi implicación y compromiso con este Cuerpo. Es una de las concejalías a las que tengo más cariño. Gracias a ellos lo aprendí todo. Les tengo mucho respeto y mucha estima. Van a tener enfrente a una alcaldesa que se siente parte de su familia.

-Más allá de la falta de equipos, el déficit de personal o los sueldos, se quejan de las injerencias y de los efectos de los planes de movilidad. ¿Algo que añadir?

-Que van a tener a una alcaldesa que va a estar siempre a su lado.

-¿Usted habla con el señor Giuseppe Grezzi (concejal de Movilidad) a menudo?

-Somos compañeros de gobierno.

-¿Eso es un sí?

Tenemos una relación normal de compañeros de gobierno.

-Usted ha anunciado bonobús gratis para los jóvenes. ¿Lo sabe el señor Grezzi?

Es mi propuesta como partido socialista. No tengo que consultar ni pedir permiso a ningún otro partido.

-Se ha hecho poco para acabar con el problema de los apartamentos turísticos ilegales. ¿Falta de voluntad, de tiempo o de medios?

No es cierto. En un año solo se han abierto 18. Hemos impulsado un plan de inspección que solo en una semana ha clausurado diez ilegales. Sinceramente, creo que hemos sido la ciudad que mejor ha abordado este problema, solo hay que ver cómo están en Madrid o Barcelona este fenómeno. Nosotros lo hemos cogido a tiempo.

-¿Volverá a tener Valencia grandes eventos?

No es un tema de grandes eventos sí o no, es un tema de sostenibilidad y de gasto público. ¿Volveremos a hacer grandes inversiones como la de la Fórmula Uno que solo duraron tres años y han cicatrizado toda la ciudad y siguen siendo un problema? No, rotundamente no. ¿Podemos atraer festivales como el Webit que tienen un coste razonable y generan valor añadido en algo tan importante como la innovación? Sí. Son cosas muy diferentes. Una cosa es la política de elefantes blancos y otra, una política de valor añadido.

-¿Qué hay que cambiar de las Fallas?

-Más diálogo, menos confrontación y que la política sirva a la fiesta y no que la política se sirva de la fiesta.

El Cuestionario de Bernard Pivot

l ¿Cuál es su palabra favorita? (lo piensa un rato) Igualdad.

l ¿Cuál es la palabra que menos le gusta? Odio.

l ¿Qué es lo que más placer le causa? Comer (ríe).

l ¿Qué es lo que más le desagrada? La gente sectaria.

l ¿Cuál es el sonido o ruido que más placer le produce? El mar (respuesta rápida).

l ¿Cuál es el sonido o ruido que aborrece escuchar? El del tráfico.

l ¿Cuál es su palabrota favorita? ¡Joder!

l Aparte de su profesión ¿qué otra profesión le hubiese gustado ejercer? Muchas, la verdad. Actriz o policía de homicidios. Algún día me encantaría ser fiscal.

l ¿Qué profesión nunca ejercería? Una que supusiera un sufrimiento para los animales. Pero cualquiera por necesidad. No se me caen los anillos.

l Si el Cielo existiera y se encontrara a Dios en la puerta, ¿qué le gustaría que le dijera al llegar? Que me están esperando mis yayos y Coco (un perro que se murió cuando era pequeña).

Fuente;: La Razón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *