La mala calidad de la miel importada rebaja sus ventas un 20 por ciento

La única consecuencia que han tenido las protestas realizadas el pasado mes de febrero por los apicultores valencianos ante la Conselleria de Agricultura, ha sido una depreciación de la venta de la miel en las superficies de distribución alimentaria de hasta el 20 por ciento. Así lo explicó ayer el responsable de Apicultura de la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA), Pascual del Valle, quien explicó que tras aquellas quejas por la mala calidad de la miel importada, sobre todo de China, desde las grandes superficies les han informado de la caída de las ventas.

Por lo demás, las manifestaciones por la situación de un sector que ve como año tras año disminuye el número de colmenas, no tuvieron más efectos en la Administración.

Una de las principales amenazas para las abejas en este momento es la varroa, un insecto que llegó desde Asia a España en los años 80 y que cada vez avanza con más violencia entre las colmenas. Este insecto, similar a una garrapata, se instala en las propias crías de las abejas, y una vez allí se multiplica. «Últimamente crían más las garrapatas que las abejas», lamenta Del Valle, quien explica que aunque existen métodos contra la enfermedad, el insecto se ha ido haciendo resistente.

Otro gran problema al que se enfrenta la apicultura es el del cambio climático. «Que un día haya 40 grados y al siguiente esté lloviendo acaba con las flores, y eso es fatal para las abejas», explica este productor.

Día mundial de las Abejas

Como ya casi todo tiene Día Mundial, ayer era de las abejas, estos insectos que, tal y como advierten desde las organizaciones de productores hace años, se encuentran en peligro si no se adoptan medidas inmediatas para su conservación y reproducción.

Las abejas tienen su función, no solo medioambiental, sino también económica. Desde La Unió de Llauradors i Ramaders señalaron ayer que el valor que aporta la polinización apícola para la agricultura en la Comunitat Valenciana supera la cantidad de 400 millones de euros anuales. Las abejas ayudan a la polinización del 75 por ciento de las hortalizas y frutas, incrementan la biodiversidad, aumentan la producción de alimentos, proporcionan alimentos ricos en micronutrientes y mantienen los ecosistemas.

Según estudios de la FAO, la polinización apícola para la agricultura es 20 veces el valor de la producción de la colmena. Según los datos disponibles de 2017 hay censadas 360.245 colmenas en la Comunitat Valenciana con una producción de más de seis millones de kilos de miel y un valor económico aproximado de 21 millones de euros.

Fuente;: La Razón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *