La operación del Rey Emérito, sin urgencia pero necesaria

¿Qué significa que la intervención a la que se someterá mañana el Rey Emérito sea una operación programada?

Una operación programada significa que no precisa una urgencia, lo cual no quiere decir que no sea una operación importante y que sea necesaria hacerla. Significa que no tiene una extrema urgencia para hacerla en el momento o en los días siguientes de haber tomado la decisión tras el examen rutinario.

Cuando hablamos de operación de corazón, ¿cuáles son las que habitualmente se realizan teniendo en cuenta la edad del Rey Don Juan Carlos?

En la edad de Don Juan Carlos, las operaciones de corazón más frecuentes son o por un problema de arterias coronarias, es decir, un riego no adecuado de las arterias que llevan la sangre al corazón, o bien porque una válvula cardíaca haya degenerado y se haya hecho incompetente

–como se suele decir– que significa que se ha cerrado. Por otro lado, también podría ser por arritmias. Pero en realidad hay que tener en cuenta que la expresión «una operación de corazón» es tan amplia que no se puede concretar realmente

con exactitud de qué tipo de operación se trata.

Al referirnos a la operación de corazón podemos hacer una clasificación rápida, las que se realizan quirúrgica mente o las que son percutáneas, ¿qué diferencia existe entre unas y otras?

Las operaciones de corazón percutáneas son aquellas intervenciones menos agresivas, en el sentido de que el posoperatorio o recuperación, si todo va bien, es prácticamente inmediata. Este tipo de intervenciones no tiene un problema como es abrir el tórax. Por otro lado, cuando la operación de corazón sí es quirúrgica supone abrir el tórax y suelen ser operaciones con circulación extracorpórea, es decir, con corazón parado.

Se trata de otro tipo de intervención, en la que los resultados pueden ser similares pero el procedimiento es totalmente diferente.

Por ejemplo, cuando se trata de una operación coronaria percutánea se ponen unos «stent» o tubo de malla metálica para abrir la arteria desde dentro y cuando es una cirugía abierta de coronarias se ponen los injertos o «bypasses».

Es decir, que la intervención es distinta aunque el objetivo sea el mismo.

¿Existe algún riesgo para el paciente en este tipo de operaciones?

En todas las operaciones hay riesgo, y en las de corazón, por supuesto que también. Dicho esto, también es cierto que hoy día la tecnología está muy sofisticada y los riesgos han disminuido mucho. Ahora bien, ese riesgo puede ser mayor o menor, dependiendo de la enfermedad que padezca. Y en estos momentos la desconocemos, por lo que es muy difícil enumerarlos.

Las intervenciones de corazón, en línea generales, ¿tienen una fácil o difícil recuperación?

Estamos especulando sobre la enfermedad. Hay muchas enfermedades del corazón y el procedimiento para resolver el problema pues también es distinto.

El paciente es un hombre, de 81 años, ¿influye la edad de alguna manera en la operación?

La edad, indudablemente, siempre es un factor y a mayor edad siempre puede haber más problemas, pero, en principio, hoy día se hacen intervenciones de corazón a personas de estas edades frecuentemente.

El Rey Emérito tiene un largo historial de operaciones quirúrgicas, ¿es este un factor a tener en cuenta en la operación mañana?

Las otras operaciones a las que se ha sometido Don Juan Carlos han sido prácticamente todas en el miembro inferior por lo que no tiene mayor importancia respecto a la cirugía actual. Lo que sí que influye en el quirófano es la situación clínica del paciente.

Fuente: La Razón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *