La recta final de la legislatura acelera las promesas para mejorar Sanidad y Educación

El Consell anunció ayer su última batería de medidas antes de la convocatoria electoral. Sanidad, Educación y Bienestar Social centran los compromisos principales, aunque también se da especial importancia a la lucha contra la violencia de género.

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, y la vicepresidenta, Mónica Oltra, avanzaron ayer las últimas actuaciones en las que el Gobierno nacido del Pacte del Botànic deberá echar el resto.

La reversión del Hospital de Dénia, modificar las leyes de Igualdad y Lucha contra la Violencia de Género o crear un Banco de ADN para identificar a víctimas de la Guerra Civil y el franquismo, son algunos de los objetivos fijados por el Consell para los próximos meses.

También se hace especial hincapié en el control de las listas de espera o en cuestiones sociales como las ayudas a las familias monoparentales y numerosas, así como aumentar la gratuidad de la educación de cero a tres años.

En el ámbito educativo y dado por cumplido la implantación de la ley del Plurilingüismo, la mejora de las infraestructuras educativas vuelve a ser una de las tareas pendientes. Sin admitirlo explícitamente, el balance realizado ayer viene a reconocer que el plan Edificant, ideado para acabar con las aulas prefabricadas, no ha cumplido con las expectativas generadas y que se debe seguir invirtiendo y trabajando en esta materia.

Así mismo se revisará y modificará la Ley de Igualdad y la Ley Integral contra la violencia sobre la mujer, y se elaborará una estrategia para combatir la soledad no deseada, motivada principalmente por el envejecimiento.

Se trata de una lista elaborada para los últimos meses de legislatura en los que el Consell es consciente que los ciudadanos estarán especialmente vigilantes y que, en función de lo conseguido podrán decidir su voto de cara a las elecciones que se celebrarán el último domingo de mayo. De ahí, que se haya aparcado la prioridad de proyectos que se habían programado pero no se han puesto en marcha debido a la escasa repercusión social que se espera de ellos.

Puig insistió en que la violencia machista es el problema más grande que tiene hoy España y aseguró que no darán «ni un paso atrás» ni consentirán que se utilice como moneda de cambio en pactos políticos ocultos».

El presidente compareció ante los medios de comunicación para explicar las conclusiones del séptimo y último seminario de Gobierno de esta legislatura, resaltó que el actual Consell ha aumentado el presupuesto para políticas básicas de sanidad, educación y bienestar social en 3.000 millones en esta legislatura, lo que supone un 29 por ciento más que en la anterior etapa.

Por su parte, la vicepresidenta desgranó las principales líneas de actuación para los próximos meses, y admitió que más allá de los objetivos concretos, se trata de «una proyección de futuro» y aseguró que serán políticas «100 por cien botánicas».

Además de las medidas sociales ya expuestas, se desarrollará el convenio entre la Policía Autonómica con el Ministerio de Interior para reforzar las actuaciones de seguridad de la Generalitat en la defensa del medio ambiente, en la lucha contra la violencia de género y en la protección de menores.

También se ampliará la red de Oficinas de Asistencia a las Víctimas del Delito.

Fuente;: La Razón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *