La UE y la OTAN cierran filas contra el pirateo masivo ruso

Rusia se ha convertido en uno de los principales quebraderos de cabeza para Occidente. Y en Bruselas, se les está agotando la paciencia. La UE mostró ayer su «seria preocupación» ante la revelación de que los servicios de inteligencia neerlandeses frenaran «una operación de ataque cibernético» de piratas digitales rusos contra la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ). Amenazas en la red que ni la OTAN ni la UE están dispuestas a tolerar.

Países Bajos no ha sido el único que ha denunciado estos ataques en las últimas horas. Londres acusó al Kremlin de orquestar una serie de operaciones destructivas que van desde ciberataques en todo el mundo entre 2015 y 2017, hasta el uso de recursos químicos. «Rusia debe detener su patrón de comportamiento imprudente, incluido el uso de la fuerza contra sus vecinos, el intento de interferencia en los procesos electorales y las campañas de desinformación generalizadas», afirmó el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg. La Alianza considera que se trata de «ciberataques globales indiscriminados» por parte de Rusia, ante los cuales responderá con disuasión.

Resuenan las amenazas de las que el Gobierno español ya alertó el año pasado, cuando denunció la injerencia rusa desde perfiles de cuentas falsas que habrían liderado las conversaciones en torno al conflicto en Cataluña. Contra los ciberataques, la UE aplicará mano dura. «Las operaciones cibernéticas de los servicios de inteligencia militar rusos socavan el Derecho internacional y la integridad de las organizaciones internacionales», advierte el presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker. Bruselas alertó el año pasado de que estos ciberataques constituyen un motivo suficiente para aplicar la misma cláusula de solidaridad que está prevista en el derecho europeo para prevenir cualquier ataque armado a un Estado miembro.

Casi un año después, la UE está casi preparada para hacer frente a estos ataques en todos los niveles. Antes de que finalice el año, el club comunitario terminará la revisión de su estrategia para hacer frente a este tipo de ataques, en coordinación con la OTAN. «Creo que en un par de meses», estimó ayer la Alta Representante para política exterior, Federica Mogherini.

Fuente: La Razón

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *