La vicepresidenta de la Diputación de Valencia (Compromís), sobre sus socios de Gobierno: «Quiero a mi mujer, pero la mataría todos los días»

La vicepresidenta de la Diputación de Valencia, Maria Josep Amigó, ha realizado esta mañana unas polémicas declaraciones en el Pleno de la institución al comparar el pacto por el que se gobierna en la Diputación de Valencia con un matrimonio en el que hay violencia de género: «¿Usted se divorciaría de su mujer? No, la mataría todos los días pero no me divorciaría. Es un chiste”. Amigó además, atribuyó estas declaraciones al portavoz del PSPV en Les Corts, Manolo Mata.

Según fuentes presentes en el Pleno, Amigó ha pronunciado estas palabras después de que la diputada popular Mari Carmen Contelles pidiera a la Presidencia de la Diputación retirar el sueldo de la vicepresidenta y de sus asesores, que cobran unos 150.000 euros al año, al considerar que no desarrolla competencia alguna y que por tanto, si hay que adelgazar la Administración, podía empezar por quitar este gasto.

Estas discrepancias se producen como consecuencia del plante que sufrió Amigó por parte de alcaldes y concejales del PSPV de la comarca de l’Horta Sud, quienes se ausentaron el pasado 16 de noviembre en un acto. Fue durante la presentación de una serie de inversiones para los municipios, que fue tachada de electoralista por los socialistas, y al que finalmente solo acudieron representantes de Compromís, partido en el que milita Amigó.

Por alusiones, Amigó ha pedido hoy la palabra en el Pleno para responder a Contelles. Ha sido en ese momento cuando la de Compromís ha señaladoque es el Partido Popular el único que pretende que los socios de Gobierno discutan, y ha querido comparar la difícil relación entre PSPV y Compromís con una metáfora que ha atribuido al síndic del PSPV en Les Corts, Manolo Mata: “Yo quiero a mi mujer, pero la mataría todos los días”. La oposición ha criticado duramente estas palabras al considerar que se trata de una comparación indebida y poco apropiada para los tiempos que corren.

Fuente;: La Razón

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *