Las mujeres ganan terreno en las presidencias de falla

valencia. El protagonismo de las mujeres en las directivas de falla es indiscutible, donde en muchos casos son mayoría, pero además, cada vez son más las féminas que se han decidido a dar el salto a la presidencia o a renovar este cargo.

Según los datos ofrecidos por el concejal de Cultura Festiva, Pere Fuset, tras el cierre del periodo de nombramientos, para 2020 hay 65 presidentas, frente a las 47 de 2019. «Es el mayor avance que se ha registrado en sólo un año», valoró Fuset. Es decir, se ha pasado del 11,5% al 17%. Esta evolución va en crecimiento, ya que en 2017 la cifra era del 11,02%; en 2016, del 10% y en 2015 de 9,64%.

Fuset opinó que «aunque tímido, cabe destacar siempre el avance del porcentaje de mujeres presidentas. Es el mayor de la historia logrado en sólo un año y demustra que la reflexión colectiva sobre la igualdad en las fallas no sólo es necesaria como en cualquier otro ámbito, sino que también da buenos frutos».

También dijo que la aceleración de la tendencia «confirma la voluntad de la base fallera para avanzar junto al resto de la sociedad para romer techos invisibles y desmontar, con los datos en la mano, aquello tan antiguo de que en las fallas la mujer reina pero no gobierna y matar viejos caducos en una fiesta que no quiere ser vista como machista».

Entre las mujeres que se estrenan en la presidencia se encuentra María José Ariño, de Carrera de Malilla-Joaquín Benlloch. En la primera junta tras las Fallas no salió ningún voluntario para el cargo «y pensé que era el momento. Tenía ilusión y ganas. He sido fallera mayor y he estado como contadora, lotera, en el área de juventud, festejos, biblioteca y en la vicepresidencia económica», y es que María José es auditora. También participa en bailes regionales con la falla y con Almirant.

Asegura que se ha sentido «muy respaldada y seremos 58 directivos». Destaca que quieren darle importancia a la juventud «por eso han entrado en la directiva 15 chavales para que se impliquen en el día a día».

Es la primera ocasión en que esta comisión está dirigida por una mujer, si bien antes habían tenido vicepresidentas y una junta gestora con tres hombres y una mujer.

También se estrena Beatriz Álvarez en Camino de Pincanya. «La directiva pedía una renovación y en segunda convocatoria decidí por votación de los presidentes asumir el cargo. Un grupo de jóvenes nos hemos puesto al frente», afirma. No es la primera presidenta, porque en 2001 estuvo Concha Latorre. En la directiva de Beatriz habrá 12 mujeres y 11 hombres. Ha trabajado como delegada de juveniles, en playbacks y como subdelegada de festejos y en 2009 fue fallera mayor. «Queremos potenciar la inclusión y la sostenibilidad con el entorno», asegura.

En la agrupación Mislata comienza su andadura como presidenta Marí Carmen Monerris. Llevaba tres años en la directiva, en la vicepresidencia y en festejos y ahora toma el relevo de Arantxa Oliva y lleva 46 años de fallera en Padre Santonja. Añade que es una «fallera activa y es un reto estar muy unidos y tener una programación fallera todo el año».

Cargos compartidos

En Castellón-Segorbe hay una mujer en la presidencia, Mariam Sanmartín, pero comparte el cargo en una gestora con su marido, Juan Carlos Sáiz, y dos amigos, Manuel Nieto y Sergio Alós. «El antecesor en el cargo, Luis Aparicio, quería hacer un receso así es que pregunté en casa y al final entusiasmé a mi marido y dos amigos», comenta. Mariam recuerda que muchos años atrás, cuando era menos frecuente que hubiera mujeres en las directivas, «una compañera y yo fuimos de las primeras en bajar los martes a las reuniones. Con 15 años ya fui subdelegada de infantil y mi padre era el delegado y luego estuve haciendo su función».

En Maestro Arambul Sanz-Campanar hay otra mujer en la presidencia, Sole Gámez, pero compartida con su esposo, Jesús Torres. «No salía ningún voluntario y nos presentamos», argumenta. No es la primera presidenta, ya que en 2019 fueron Maribel Quinzá y Elena Llisó.

En Progreso-T. de la Marina, Rosa Ruiz repite. «En la primera ocasión me preguntaron si me animaba y al ver que tenía apoyo, me decidí. Era la primera mujer en presidir la comisión». Admite que el cargo implica responsabilidad «y la semana de fallas tienes que estar pendiente de que todo fluya». Rosa es madre de María Querol, corte infantil de 2018. «Fue terminar el año de corte de María y empezar la presidencia», añade. Detalla que «harán una insignia para que la porten los hombres y las mujeres porque la única que lleva banda es la fallera mayor».

María Gallego cumple su segundo año en Palleter-Erudito Orellana. «El primer año fue una experiencia educativa. Ves la falla desde otra perspectiva». Y apunta que años atrás había sido directiva con cargos como delegada de nuevas tecnologías y relaciones públicas. También ha sido fallera mayor e infantil «y lo único que me quedaba era ser presidenta». Comenzó el pasado ejercicio para acompañar a una amiga, Andrea Grau, que era la fallera mayor, y ahora repite con una directiva integrada por 16 mujeres y 4 hombres (Kepa Llona, José Luis Espinosa, Ángel Gallego y Quique González).

Loli Pastor, de Periodista Gil Sumbiela, representa por segundo año a su falla. «Me gustó la experiencia y me sorprendió la colaboración de la gente. Participamos por primera vez en la Cabalgata del Ninot y retomamos los playbacks, que hace cinco años que no íbamos», comenta.

En Antonio Molle María Teresa Martínez fue fallera mayor cuando se fundó la falla y se puso al frente de la falla en 2014 para un ejercicio. Ahora repite. «Fue pensat i fet. Sabía que alguna vez quería repetir, pero surgió así», comenta. Recientemente han cambiado de casal y tuvieron que ajustar los gastos y apunta que un reto es ir dotando de más presupuesto a la falla.

En Cruz y Mislata Amparo Felip cumple su tercer ejercicio. «Me declaro frikie de las fallas. He trabajado en infantiles, festejos, como vicepresidenta y, además, soy artesana y hago pergaminos de nombramientos y abanicos». Explica que «el primer año levanté la mano de forma tímida para presentarme. El segundo ya dupliqué los votos y este año he tenido mayoría». Entre los retos, destaca que «he implicado a los jóvenes para que lleven festejos. En 2019 hicimos la primera fiesta de tardeo y ha sido un acierto y ya hacemos la tercera edición motera».

En Salvador Giner Esther Cabanes lleva cinco años como presidenta. «Venía de ser dos años presidenta de la agrupación de Mislata y luego me decidí a dirigir mi falla», comenta. En su directiva hay 30 personas y 18 de ellas son mujeres.

En Virgen de la Cabeza la presidenta es Rosa Carsí y lleva ya cinco años. «En la primera ocasión el presidente quería cerrar el ciclo y a la tercera votación se dio opción a que los falleros decidieran la persona que querían que les representara y me eligieron». Ha sido fallera mayor, ha estado en infantiles y en protocolo. «El primer año es duro porque tienes que formarte, pero he apostado por incorporar a jóvenes. Hay una gran unión intergeneracional», afirma. En su directiva hay siete mujeres y dos hombres.

LAS PROVINCIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *