Los militares no se irán del Salón de la Enseñanza de Barcelona

Desde hace varios años, las Fuerzas Armadas no pueden informar con tranquilidad de sus ofertas formativas y profesionales a los jóvenes que, en marzo, acuden al Salón de la Enseñanza de Barcelona. Ya sea por el desplante a dos militares de la alcaldesa, Ada Colau, en 2016 o por las protestas y «performances» que realizan los activistas, la polémica rodea todas las ediciones el stand del Ministerio de Defensa en la Feria. Incluso se llegó a decir que en la pasada edición de 2018 no participarían debido a las presiones, algo que no ocurrió finalmente después de que la ministra de Defensa, Margarita Robles, lo desmintiera tajantemente. Y en marzo del próximo año volverá a haber polémica, pues las Fuerzas Armadas regresarán a la Ciudad Condal, a un Salón al que consideran como el segundo mas importante de todos los que se celebran en España.

Y es tan importante para ellos que desde junio el Ministerio de Defensa ya está pensando en el Salón de 2020, preparando la contratación del «Servicio de Diseño, Producción, Transporte de Materiales, Montaje y Desmontaje de Stands y contratación de espacios en ferias o eventos en apoyo a las actividades de información y captación». Se trata de un contrato, valorado en 210.540 euros, dirigido, básicamente al diseño, transporte y montaje de stands informativos en la treintena de ferias en las que tiene previsto participar. De ellas, la Dirección General de Reclutamiento y Enseñanza Militar considera que las de Madrid y Barcelona son las más importantes de todo el calendario y, por ello, a las que más fondos dedica.

Tal y como explica el pliego de cláusulas administrativas del citado contrato (cuya licitación publicó ayer el BOE), para cumplir con las labores de información y captación, «resulta imprescindible participar en aquellas ferias o eventos con gran afluencia de público objetivo mediante stands acorde con el papel y la imagen de las Fuerzas Armadas». Además, añaden que esa participación «compensa la ausencia de campañas publicitarias de reclutamiento que no se pueden realizar por motivos presupuestarios».

De esos 210.540 euros, el 60% (126.540 euros) va destinado a la reserva del suelo y los servicios feriales, mientras que el restante 40% (84.000 euros) es para personal, dietas, transporte, hoteles o alquiler de mobiliario, entre otros. Incluso valora la posibilidad de prorrogar un año más el contrato si se considerase oportuno.

El año pasado las Fuerzas Armadas participaron en un total de 28 ferias o congresos, en los que se invirtieron 122.084,44 euros, prácticamente lo mismo que prevé destinar este año. Y, de ese total, 41.800 euros fueron para sufragar su presencia en «Aula», en Madrid. Tras ellas se sitúa el Salón de la Enseñanza de Barcelona, con 27.994,40 euros. Son, por orden de prioridad, las dos ferias a las que Defensa da más importancia.

En el caso de Madrid, los fondos son para un stand principal de 200 m2 y otro de 12 m2 para el «Foro de Postgrado». Mientras, para la Ciudad Condal ha previsto un expositor de 100 m2, el mismo tamaño que en las últimas ediciones debido al éxito que año tras año han ido cosechando. Y es que hasta 2016 las Fuerzas Armadas contaban en Barcelona con apenas 32 m2, insuficientes para la afluencia de jóvenes que se acercaban a pedir información. Ese año, a pesar de las quejas de Colau, lo visitaron 8.000 estudiantes en apenas cuatro días, mientras que el pasado marzo fueron más de 13.000.

Un éxito pese a las constantes quejas y trabas tanto del Ayuntamiento como de la Generalitat, que en 2016 aprobaron sendas mociones para vetar la presencia del Ejército en este tipo de eventos. A pesar del boicot en esta comunidad, el Ministerio tiene previsto destinar a los stands de sus ferias en Cataluña unos 32.000 euros en 2020, el 27% del total.

Fuente: La Razón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *