Máxima seguridad en el traslado de los presos para evitar a los CDR

Ya se cuentan los días que faltan para que comience el juicio del «procés». Todos los focos estarán puestos en el Tribunal Supremo y en los acusados que tienen que ser trasladados en las próximas jornadas de las cárceles catalanas en las que se encuentran a otras madrileñas para poder acudir a las sesiones del juicio. La única diferencia de trato que van a tener con los demás reclusos va a ser la del horario en función del traslado y la vuelta al Tribunal Supremo, donde se desarrollarán las sesiones del juicio por la intentona separatista de octubre de 2017. Se tendrán que levantar antes, para llegar con tiempo a Madrid desde Soto del Real y Meco, y en función de la duración de las sesiones de tarde, cenarán en la sede judicial y, si da tiempo, en las prisiones. En el resto de los asuntos, los nueve procesados serán unos internos más.

En sus traslados, tanto el inicial desde la cárcel de Brians II, donde serán «concentrados» por los Mossos d`Esquadra, para ser entregados a agentes de la Uprose de la Guardia Civil, como en los que se hagan en la provincia de Madrid durante el juicio, se aplicarán especiales medidas de seguridad. Los Comités de Defensa de la República (CDR) ya han anunciado movilizaciones durante la vista y no se descarta que intenten protagonizar algún incidente el día que la Guardia Civil acuda a Brians II para recogerlos y trasladarlos a Madrid. Lo mismo puede ocurrir durante los traslados entre Soto del Real, Meco y la capital de España. Por ello, se mantienen un total hermetismo informativo sobre fechas y trayectos, con el fin de que las conducciones se realicen con las mayores de medidas de seguridad, no solo para los agentes sino, especialmente, para los propios procesados.

Los movimientos alegales del separatismo catalán están dispuestos a protagonizar todo tipo de incidentes con el fin de boicotear el juicio y, en todo caso, intentar ofrecer una imagen a nivel internacional de que se trata de una «represión más del Estado español». Por ello, los presos serán trasladados en fechas próximas al juicio y de forma «directa» desde la cárcel de Brians, donde serán reubicados, a las prisiones de Soto del Real y Alcalá Meco mujeres. Lo previsto es que se haga a unas horas «que permitan que se realice el traslado sin alteración ninguna», es decir, evitar que en las inmediaciones de la prisión catalana se puedan concentrar radicales que puedan provocar algún tipo de incidente.

Fuente: La Razón

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *