México mantiene la “alerta consular permanente” por la amenaza de redadas contra migrantes

Las redadas masivas contra migrantes anunciadas por el presidente Donald Trump están teniendo efectos muy limitados hasta el momento. Solo una veintena de mexicanos han sido detenidos desde que arrancaron los operativos este domingo en las principales ciudades estadounidenses, pero las autoridades de México mantienen la “alerta permanente” en la extensa red consular para ofrecer apoyo a los posibles deportados.

El anuncio de las redadas había generado una gran inquietud en México aunque por el momento no se ha traducido en detenciones masivas. El gobierno mexicano informó el domingo a mediodía que se habían producido las primeras 20 detenciones en San Diego, California y que hasta el 1 de julio había 1807 mexicanos en los centros de detención con órdenes finales de expulsión. “Es probable que sean deportados en los próximos días”, dijo la embajadora mexicana en Estados Unidos Martha Bárcena.

A pesar de que las detenciones han sido escasas, el Secretario de Exteriores Marcelo Ebrard ordenó a la embajada y a los 50 consulados en Estados Unidos a declararse en “estado de alerta permanente”, visitar los centros de detención y estar pendiente de lo que ocurra en los próximos días.

El gobierno mexicano ha centrado su reacción en la atención a sus connacionales prestando asesoría legal a través de mesas informativas y líneas telefónicas y talleres de “Conoce tus derechos”. “Hay 300 abogados contratados por la cancillería y 100 abogados consultores adicionales”, señaló en la misma conferencia Juan Escutia, director general de Mexicanos en el Exterior.

El presidente López Obrador ha descartado sin embargo un posible enfrentamiento con Washington a cuenta de las redadas. “No está contemplado”, dijo el lunes, en su línea habitual de evitar la confrontación con la administración Trump, cuando le preguntaron si mandaría una nota diplomática de reclamo. “Estamos pendientes, apoyándolos y en caso de que se diera esa deportación estaríamos dándoles soluciones y alternativas”.

La deportación de los 1807 mexicanos detenidos parece inminente y aunque no se conocen los detalles de su llegada el gobierno insiste en que tiene capacidad para atenderlos . “Para este número de deportados, no tendríamos ningún problema en poderlos recibir y ofrecerles apoyo de diferente naturaleza a los que tienen derecho” afirmó Ebrard; a pesar de que la situación en la frontera es complicada y muchos albergues están saturados. El canciller dijo que coordinarían la recepción junto al Instituto Nacional de Migración, pero una funcionaria de este organismo negó a La Razón que hubiera instrucciones sobre el lugar de llegada o el tipo de apoyo que se va a proporcionar.

Por su parte México ha deportado, solo en los últimos tres días, a 380 hondureños como parte del esfuerzo para reducir la llegada de migrantes a la frontera con Estados Unidos, que se ha reducido un 30% en el último mes desde que México desplegó a la Guardia Nacional y endureció los controles en su territorio.

Fuente: La Razón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *