Mil cuentas pendientes con Emery

El tiempo cura heridas y relativiza casi todo, incluido una croqueta como la que hizo Emery en Mestalla tras el gol de Mbia en el tiempo añadido de las semifinales de la Europa League de 2014 para descarrilar al Valencia CF de su camino a la final de Turín cuando la grada ya saboreaba la clasificación. «Es algo natural y no me arrepiento. Hay que vivirla, si usted no la vive, no puede sentirla pero como no la va a vivir», añadió poco después. Unai siempre ha tenido el método y casi siempre también los jugadores, pero no ha tenido el carisma y aquel episodio lo acercó más hacia el papel de villano que al de héroe para el valencianismo, que este jueves se reencuentra con el de Hondarribia en otra semifinal de la Europa League, esta vez frente al Arsenal. Con Emery hay mil cuentas pendientes. De aquel 1 de mayo –hoy se cumplen cinco años, tiempo suficiente para que renovar un club desde arriba hata abajo– tan solo queda Parejo como actor principal además de un Gayà y un Jaume Domènech que eran jugadores del Mestalla, comenzaban a asomar la cabeza en el primer equipo y cuyo rol era tan irrelevante que en el vestuario se llegó a debatir si debían cobrar su parte proporcional de la prima que el club entregó al equipo por remontar la eliminatoria previa contra el Basilea o, por el contrario, debía repartirse entre los demás.Ver la noticia completa en… Superdeporte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *