“Nos da miedo China pero protestaremos todo lo necesario”

China no ha permanecido neutral ante las últimas protestas en el aeropuerto de Hong Kong. El país asiático ha pasado a la acción en su región administrativa especial.

En testimonios a LA RAZÓN, los manifestantes confiesan sus temores y sus esperanzas. En las marchas de estos días estuvo un joven hongkonés que responde al alias de HK, que, a pesar de esta presión, ha reconocido que está dispuesto a hacer “todo lo que sea necesario” y “el tiempo que haga falta”. Ha admitido su “pánico” al régimen chino, pero cree que “ahora es el momento” para protestar, porque, ha opinado, se están suprimiendo sus derechos “cada vez más y más”.

Samuel también formaba parte de la masa de manifestantes que ha estado estos días en Hong Kong. Es estudiante, tiene 18 años, y admite que “tiene miedo” de China, pero que “debe luchar por Hong Kong, por la democracia y por los derechos humanos”. Tom, otro de los manifestantes, transmite también que lo único que teme es estar “bajo el control de China” y, por ello, “perder los valores esenciales de la sociedad”.

Las manifestaciones del domingo, en las cuales alrededor de 5.000 jóvenes ocuparon el aeropuerto de Chek Lap Kok, obligaron a cerrar al tráfico aéreo de su terminal. La primera reacción del Gobierno chino no se hizo esperar. El lunes, Yang Guang, el portavoz del Ejecutivo chino para los Asuntos de Hong Kong y Macao, afirmó que estas protestas tenían “signos de terrorismo”. El representante alegaba que los manifestantes habían “atacado repetidamente a la policía con herramientas peligrosas”.

El manifestante HK ha transmitido a LA RAZÓN que tanto la policía como los manifestantes permanecían sin actuar “durante horas” hasta que uno de los dos bandos decidía “tomar alguna acción”. Sin embargo, destaca la respuesta “excesiva” de la policía en estos casos.

En la jornada del martes, el presidente de EE UU, Donald Trump avisó a través de su cuenta de Twitter de que China estaba mandando “tropas a la frontera con Hong Kong” y llamó a la calma. A través de redes sociales circulaban vídeos de camiones de las fuerzas chinas dirigiéndose a la excolonia. El régimen chino, a través de sus medios oficialistas mostró imágenes de vehículos militares desplazándose a Shenzhen, ciudad china colindante con Hong Kong. El periódico “People’s Daily”, afín a Pekín, informaba de que se estaban “preparando para un simulacro”. Uno de los grandes temores de los manifestantes se confirmó: las televisiones denunciaban por la noche que la policía china ya se había infiltrado en la ciudad y estaba trabajando codo con codo con las fuerzas del orden de Hong Kong.

Samuel ha confesado que en las protestas había “extraña gente de China” que estaban “tomando imágenes de los manifestantes”. El participante en las protestas HK ha declarado que la policía estaba “reprimiéndolos” y que China estaba mandando “mafiosos, supuestamente patriotas” para “empeorar las relaciones” entre la policía y los manifestantes.

Las declaraciones internacionales se han ido sucediendo estos días, sumándose a la llamada a la calma del presidente Trump. La Alta Comisionada para los Derechos Humanos de la ONU, Michelle Bachelet, se pronunció el martes con contundencia pidiendo el fin de la violencia en Hong Kong en “cualquiera de sus formas”. La antigua presidenta de Chile exhortó a la policía a “actuar con moderación” para garantizar “el respeto y la protección de los derechos”. A su vez, el ministro de Exteriores de Francia, Jean-Yves Le Drian, instó a las autoridades de la región administrativa especial a que “retomen el diálogo” para buscar una “solución pacífica” con el fin de evitar la “escalada de violencia”.

Fuente: La Razón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *