Paréntesis en la negociación para medir fuerzas

Ciudadanos (Cs) sigue diciendo formalmente que «no» negocia con Vox, pero continúa haciendo cesiones. Al menoas en la Comunidad de Madrid, donde su candidato, Ignacio Aguado, además de sentarse en la mesa con el partido de Santiago Abascal, también acepta facilitar que entren en la Mesa de la Asamblea de Madrid, órgano de gobierno de la Cámara regional. Hoy se votará la composición de este organismo, que Cs quiere presidir como primera condición para apoyar un Gobierno de la Comunidad presidido por la popular Isabel Díaz Ayuso. Para conseguirlo son imprescindibles los escaños de Vox, como lo son para la investidura o para la aprobación de los Presupuestos del nuevo Ejecutivo regional. Para que Vox facilite este primer trámite, Cs tiene que aceptar la cesión al grupo de Rocío Monasterio de uno de los puestos de la Mesa.

Vox mantiene formalmente las espadas en alto y al menos hasta el cierre de esta edición sostenía que no había ningún acuerdo cerrado. La constitución de la Asamblea de Madrid está condicionando el resto de las negociaciones, sobre todo en cuanto a la composición del nuevo Gobierno regional y del Ayuntamiento madrileño.

Todo ha quedado pospuesto a la espera de cómo se resuelve hoy este primer trámite en el que intervienen los 12 representantes de Vox, y de quienes depende si Juan Trinidad, que ha sido vicepresidente primero de la Mesa durante esta legislatura, consigue la Presidencia para Ciudadanos. El intercambio de cromos entre PP y Cs sigue el modelo de Andalucía.

La sensación en el PP es que Ciudadanos no quiere avanzar entre tanto, y que ya el miércoles se retomarán las reuniones. El futuro del Ayuntamiento de Madrid es el que aparentemente sigue estando más en el aire.

Si hoy se confirma el acuerdo entre los partidos de centro derecha en la Asamblea de Madrid, a partir de este momento se abrirá una nueva etapa de conversaciones en relación al Gobierno autonómico, que tiene que terminar como fecha tope el 11 de julio, límite para la convocatoria del Pleno de investidura. Si no hay acuerdo, en dos meses a partir de entonces automáticamente se abriría un nuevo proceso electoral. El futuro del Ayuntamiento, sin embargo, tiene que quedar aclarado en esta misma semana, ya que el sábado deben constituirse todos. Por tanto, una vez que pase el trámite de esta mañana, el siguiente escalón donde se medirá la capacidad de acuerdo en el bloque del centroderecha será en el consistorio de la capital. Vox sigue trasladando el mensaje de que su intención es hacer valer sus votos y que se equivocan quienes piensen que puede conseguirlos «gratis» ni desde el punto de vista programático ni tampoco en lo que toca al reparto del poder.

En una entrevista con Carlos Alsina, en «Más de Uno», en Onda Cero, la candidata del PP a la Comunidad de Madrid abrió la puerta incluso a la posible entrada de Vox en su Gobierno. Argumentó que entiende que los votantes de todos los partidos que participan en el acuerdo con el que aspira a ser presidenta del Gobierno regional deben sentirse bien representados y cómodos. «Quiero gobernar para todos. Es de ley representarles a todos».

En paralelo continúan las negociaciones de los demás gobiernos autonómicos que dependen de si hay o no acuerdo entre los partidos de centro derecha. En Castilla y León el PP ha aceptado todas las exigencias de Cs para no perder el poder. En Murcia siguen las ofertas «tentadoras» del PSOE para evitar una nueva mayoría presidida por el PP. Y en Aragón el acuerdo entre PSOE y PAR mantiene en el aire el futuro institucional.

Fuente: La Razón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *