Podemos quiere grabar la exhumación de Franco para su “uso pedagógico”

El acuerdo del Consejo de Ministros del pasado 15 de marzo por el que se puso fecha a la eventual exhumación para el próximo 10 de junio establece los detalles de cómo se llevará a cabo. En el documento aprobado por el Gobierno se deja muy claro que no se permitirá obtener imágenes del proceso: “Se respetará el derecho de los familiares a estar presentes si lo desean y a que organicen una breve e íntima ceremonia acorde con sus preferencias religiosas durante la reinhumación. No se permitirá el acceso a medios de comunicación y se adoptarán las medidas necesarias para evitar el uso de medios de captación y reproducción de imagen y sonido”.

En el documento del Gobierno se especifica además que la ministra de Justicia, Dolores Delgado, estará presente como notaria mayor del Reino.

Sin embargo, la formación de Pablo Iglesias, además de acusar a Pedro Sánchez de electoralista por el acuerdo adoptado en marzo, no está dispuesta a que la exhumación del dictador se haga “sin luz y taquígrafos” y exige que sea grabada para su posterior “uso pedagógico”. Así se recoge en el documento “De un Valle de lágrimas a un Valle de Memorias”.

En el apartado “Se busca tumba para un tirano”, se especifica que la gestión del traslado del dictador debe programarse teniendo en cuenta una serie de elementos que no conviertan el nuevo enterramiento en un lugar de culto fascista y añade que «el traslado en sí mismo puede generar una gran cantidad de reacciones públicas que deben ser documentadas para su futuro uso cultural y pedagógico, y que quizás puedan mostrarse también en el Valle de los Caídos”.

Esta idea vuelve a subrayarse al enumerar como debería ser el futuro del Valle. En unos de sus puntos se recoge como fundamental desarrollar “un proyecto museológico y museográfico independiente que contemplará un programa pedagógico potente para trabajar, entre otros, con los institutos, las universidades y las escuelas”.

Pero la apuesta por garantizar un relato más acorde con “su memoria histórica” va mucho más allá. En este documento se deja a las claras la necesidad de “adoctrinar” a los guías turisticos ante el “alarmante” número de comentarios positivos sobre su vista al Valle que registran los visitantes en páginas Turísticas. De igual forma muestran su preocupación por el alto número de reseñas del tipo «esto es historia de España, y por lo tanto debe respetarse».

Fuente: La Razón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *