Podemos se impone en la nueva ley de Urbanismo ante las críticas del PP

Podemos ha ganado la batalla que inició para lograr una modificación de la ley para cambiar de manera notable el urbanismo valenciano. La Comisión de Medio Ambiente de Les Corts, dio ayer por finalizado el trámite de votación de enmiendas y solo queda su aprobación en pleno.

El diputado de la formación morada, Antonio Montiel, se mostraba ayer satisfecho porque las enmiendas introducidas a lo largo del trámite parlamentario habían logrado «dar profundidad» al cambio». Destacaba el hecho de que todos los planes de acción territorial, así como la Estrategia Territorial de la Comunitat Valenciana (ETCV) tendrán que ser aprobadas por el pleno de Les Corts, igual que los planes de inversión estratégica (PIES).

También remarcó que la ley promovía la gestión pública del suelo, puesto que se impedía que un PAI pudiese provocar reclasificaciones de suelo.

Para no dejar su intervención exenta de crítica, advertía que con todo, la reforma todavía podría haber sido más ambiciosa para lograr cambiar por completo el modelo económico de la Comunitat Valenciana.

Lo cierto es que el texto que se aprobará poco tiene que ver con el que redactó la Conselleria de Vivienda y Obras Públicas, que dirige la socialista, María José Salvador. Los grupos que sustentan el Botànic han presentado más de 400 enmiendas, un número que, para la portavoz de Medio Ambiente del PP, Elisa Díaz, deja en evidencia que la ley «ha dado un giro de 180 grados».

El texto original fue recibido con muy buena predisposición por los populares que solo presentaron 48 enmiendas técnicas. Sin embargo, ahora se impiden cualquier desarrollo. «Es una ley llena de literatura y demagogia» y advirtió que su aplicación será muy complicada. «Es una reprobación a la Conselleria».

Además, Díaz incidió en el hecho de que la modificación ha sido tan sustancial que las observaciones realizadas por el Consell Jurídic Consultiu han quedado totalmente obsoletas.

Una ley «last minute»

La diputada de Compromís, Belén Bachero, admitió ayer que las enmiendas de aproximación las enviaron al registro de entrada de Les Corts tan tarde que no pudieron quedar todas registradas. Es decir, que los diputados de PP y Cs no pudieron acceder a ellas. Se enviaron en formato «word» durante el sábado. Casi un centenar de nuevas enmiendas que la oposición tuvo que revisarse durante el fin de semana pero aún así, la comisión se retrasó de las 10.30 a casi la 13 porque era imposible ordenar el debate. Bachero pidió disculpas ante el enfado de PP y CS

Fuente;: La Razón

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *