Polémica presentación de la equipación del Valencia CF

En Valencia hay 2.500 metros cuadrados que encapsulan su historia. No son los más espectaculares ni los más «instagrameables», pero sobre esa superficie fueron pasando a lo largo de los siglos los pobladores de una ciudad dos veces leal. Edificios que forman un completo y bien conservado compendio de la evolución urbana de la capital desde su fundación hasta nuestros días «y que gracias a la continua superposición de construcciones, que, al tiempo, arrasan y preservan a las inferiores, dan como resultado una antología histórica y urbana de lo que fue esta urbe», promocionan desde su ayuntamiento.

Desde fuera pudieran parecer un montón de piedras con un cierto sentido y trazado, pero son en realidad los vestigios de varios edificios monumentales, inscripciones, elementos arquitectónicos sueltos y la cuna donde se hallaron más de mil monedas y más de 500 piezas cerámicas de categoría expositiva, junto a una inmensa documentación técnica, que representa una buena parte de los fondos arqueológicos de Valencia.

Esto L’Almoina. Todo esto y un plató. Al menos eso es lo que debieron pensar los responsables del Valencia C.F cuando eligieron este espacio para la presentación de su nueva equipación. Hasta aquí todo bien si no hubieran dado un paso más y hubieran decidido que la foto quedaría mejor con los jugadores y las jugadoras erguidos orgullosos sobre piedras, que como ya sabemos, no son simples piedras.

La imagen ha molestado a muchos valencianos y valencianistas que consideran que el equipo podría haber sido más sensible y haber respetado el patrimonio histórico como se merece. Las redes no han tardado en responder: «Las barbaridades que se cometen contra el patrimonio en este país son algo cultural; sean empresas, instituciones o población. Ni educación ni concienciación», asegura Eduardo Losada (graduado en Historia) en Twitter. «¿Se pueden pisar los restos arqueológicos de L’Almoina?» , se pregunta Juan Carlos Felipo (guía oficial de Turismo) o la opinión de @LiviaDrusila que asegura: «Mal por el Valencia (mi equipo) por no plantearse nada salvo el puro ‘marketing’, pero muchísimo peor aquellos que han dado el permiso demostrando su falta de respeto».

Entre todas las críticas destaca la del exdirector de L’Almoina, Albert Ribera, quien dirigió las excavaciones entre 1990 y 2002, y que, en declaraciones al periódico Levante-EMV afirma que los futbolistas pisaron restos originales como la gran bañera romana de hace 2.000 años.

El club no se ha pronunciado respecto a la polémica.

Fuente;: La Razón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *