Primera crisis del Gobierno de López Obrador

Primera gran crisis en el Gobierno izquierdista de López Obrador (AMLO) en México. El varapalo viene una semana después de que el político se diera un baño de masas en la celebración del primer aniversario de su victoria electoral. El ministro de Hacienda y Crédito Público de México, Carlos Urzúa, ha dimitido este martes a través de una carta pública en su cuenta de Twitter. Las razones que esgrime en ella son las “discrepancias en materia económica” y que se han tomado decisiones políticas de poco sustento, sin hacer referencia a ninguna medida concreta, pero dejando en evidencia su rechazo a la política económica del presidente.

Otra de las razones que motivan su marcha, dice, es la “imposición de funcionarios” por parte de influyentes miembros del Gobierno, una de las lacras que AMLO se comprometió a eliminar de las instancias públicas mexicanas. El ya exministro agradece también en la misiva al presidente López Obrador la oportunidad de “servir a México”. AMLO ha anunciado a su sustituto a los pocos minutos de que se diera a conocer la noticia. Se trata de Arturo Herrera, que hasta ahora ocupaba el puesto de subsecretario en ese mismo ministerio.

Carlos Urzúa era uno de los políticos más cercanos al presidente. Durante su trabajo al frente del ministerio llevó a cabo la política de austeridad que provocó numerosos recortes en todos los sectores del Gobierno. En los últimos días, esas políticas desembocaron en críticas por falta de recursos básicos como las medicinas.

La misma ley recogía un plan para acabar con la corrupción política. Entre sus puntos, incluía medidas para evitar ‘enchufismos’ en la Administración Pública. Sin embargo, la carta de Urzúa delata la existencia de esas malas prácticas en el Gobierno actual.

Además, el fantasma de la desaceleración se cierne sobre el país después de que su Producto Interior Bruto creciera solo un 0,1%, peores cifras que las que dejaron sus antecesores al frente del país en sus primeros meses de gobierno.

Aunque López Obrador tomó el poder en diciembre de 2018, no se trata de la primera renuncia de un alto ejecutivo, pero sí de la más sonada. Su liderazgo comenzó a debilitarse tras la militarización de la frontera, que provocó las dimisiones del titular del Instituto Nacional de Migración, Tonatiuh Guillén, además del titular de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas de México, Jaime Rochín, entre otras.

Fuente: La Razón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *