Problemas informáticos obligan a Marzà a prolongar los plazos de Xarxa Llibres

El plazo que tenían los colegios para presentar todas las facturas generadas por el programa Xarxa Llibres debía haber acabado ayer, pero finalmente se ha tenido que ampliar una semana más hasta el 23 de este mes debido a fallos en la planificación.

Los centros, tanto públicos como privados, que hayan participado durante este curso en el proyecto del banco de libros tendrán que entregar las cuentas de todas las transacciones que tanto las familias como las editoriales y los propios centros han realizado para completar los lotes de libros de los alumnos.

Las causas de esta ampliación han sido, por una parte, los fallos del programa informático Ítaca, el sistema que utiliza la Conselleria de Educación, dirigida por Vicent Marzà, para centralizar todos los trámites del sistema educativo valenciano. Debido a la falta de previsión ante los pagos y compras de última hora de Xarxa Llibres, la herramienta no estaba programada para recoger los resultados de cada factura.

Especialmente, este problema ha afectado a los centros concertados, dado que las cuentas presentadas por estos contemplan más situaciones a tener en cuenta a la hora de ingresar los datos en el programa. Esta variedad de opciones se debe a la libertad que tienen los padres de estos colegios para participar o no en el programa, tal y como explicó ayer la secretaría autonómica de Escuelas Católicas, Vicenta Rodríguez.

La otra complicación deriva de la falta natural de tiempo, dado el gran volumen de la gestión a realizar. Según Rodríguez, la administración de los colegios se está viendo obligada a realizar sobreesfuerzos para recabar datos tanto de sus bases, como de las familias que han adquirido libros y las editoriales en las que se han realizado compras de ejemplares. Estos están facilitando sus facturas para que los centros elaboren con estas los resultados finales.

Rodríguez también consideró que muchos de los problemas que Xarxa Llibres ha provocado en la concertada son consecuencia de que el programa está planteado para la pública sin meditar los casos concretos de la anterior.

Por su parte, la Conselleria ha adelantado alrededor de un 50 por ciento del presupuesto final que se destinará para Xarxa Llibres a los centros, para que estos puedan comenzar a hacer frente a los pagos pendientes con familias y editoriales por la adquisición de libros y el uso del «bonolibro».

Source: Comunitat Valenciana

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *