Puig dice que las «miradas recentralizadoras» menoscaban los intereses valencianos

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, ha defendido este martes el estado de las autonomías y la necesidad de profundizar en el mismo y ha advertido de que «cualquier mirada recentralizadora va en contra de la historia» y de los intereses de los valencianos.

Puig ha hecho estas manifestaciones a los periodistas antes de asistir a la asamblea del Consejo Rector de la Confederación de Cooperativas de la Comunitat Valenciana, en relación con el debate ayer de los cinco candidatos a La Moncloa y en respuesta al líder de Vox, Santiago Abascal, que afirmó que las autonomías cuestan 90.000 millones de euros.

Ha calificado la afirmación del líder de Vox de una «radical mentira» que está «fuera de la realidad», y considera que lo que está intentando esta formación es generar una perspectiva en la ciudadanía que «no tiene nada que ver con los hechos».

«Cualquier mirada recentralizadora va contra la historia y los intereses de los valencianos», ha advertido, y ha defendido la necesidad de «profundizar» en el estado de las autonomías y de no dar ningún «paso atrás».

Preguntado si echó en falta que se hablara de la Comunitat Valenciana, ha contestado que era un debate sobre España y «es lógico que las agendas territoriales tengan menos peso».

Ahora bien, ha precisado que le gustaría que se hablará del problema territorial «desde una visión más general y no solo circunscrito a Cataluña», ya que problemas graves como el de financiación de la Comunitat no pueden taparse por el «manto catalán».

Puig ha advertido de que el 11 de noviembre los valencianos «vamos a seguir interpelando al Gobierno y a todos los partidos que dicen apoyar el sistema autonómico justo para los valencianos para que cumplan con la Comunitat», porque al final tiene que haber un gran acuerdo en el Congreso de los Diputados.

El presidente de la Generalitat se ha mostrado asimismo convencido de que tras el 10N va a haber un «desbloqueo» del Gobierno al que todos los partidos están «interpelados».

«Los partidos, hayan quedado en la situación que hayan quedado, tienen que asumir su responsabilidad», ha aseverado, y considera que antes de finalizar el año debería haber un Gobierno que genere «estabilidad, confianza y credibilidad» y dé respuesta a las personas que están viviendo con extrema dificultad.

«Soy optimista por naturaleza», ha añadido, y confía que tras las elecciones se busque la solución «más acorde con lo que los ciudadanos hayan decidido» y el que tenga más representación parlamentaria pueda gobernar si no hay una mayoría alternativa.

«Lo que no puede haber es bloqueo, es lo peor que puede en este momento pasar para la democracia española», ha concluido.

Fuente;: La Razón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *