Sánchez fija la investidura el 23 de julio sin haber cerrado los apoyos necesarios

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, le ha comunicado hoy por teléfono desde Bruselas a la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, que quiere someterse a la investidura la cuarta semana de julio. El debate arrancará el lunes 22 a las 12:00 con el discurso del candidato y esa misma tarde, a las 16:00 se retomará la sesión con la intervención de los partidos de la oposición.

Estas intervenciones se dilatarán hasta el martes 23 de julio cuando se producirá la primera votación que necesita mayoría absoluta para prosperar. Como Sánchez no cuenta con esos apoyos, tendrá que esperar 48 horas para ver si es capaz de sumar más “síes” que “noes”. En caso de que tampoco lo consiga y la investidura sea fallida, comenzará a contar el plazo de dos meses hasta el 23 de septiembre para la disolución de las Cortes.

Si tampoco en este periodo se logra una mayoría, mediarán 47 días hasta la celebración de unos nuevos comicios que se fijarán el 10 de noviembre. La presidenta del Congreso ha señalado que la fecha elegida, que incumple la vocación de Sánchez de someterse a la investidura “cuanto antes”, persigue dar más margen al candidato para negociar los apoyos.

Según ha relatado Batet, en la elección de la fecha ha pesado la conveniencia de dar tiempo a Pedro Sánchez para mantener contactos con los distintos grupos parlamentarios, pero también “por supuesto” en el cálculo ha tenido que ver la posibilidad de tener que repetir las elecciones si en dos meses nadie supera la investidura.

En todo caso, ha recalcado que el objetivo es que el candidato designado pro el Rey logre superar la votación de investidura. “No hemos hablado de la repetición, sino que se piensa en que la investidura fructifique”, ha subrayado.

Fuente: La Razón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *