Sesión de investidura: Pedro Sánchez no sale elegido presidente en primera votación

No hubo sorpresas. Se cumplió el guión. Pedro Sánchez ha fracasado hoy en la primera votación de su sesión de investidura. El resultado era previsible, requería mayoría absoluta para superarlo, pero la crudeza de los números han reflejado la soledad del PSOE. 124 votos a favor, 170 en contra y 52 abstenciones. El candidato socialista solo ha sido capaz de granjearse el apoyo del único diputado del Partido Regionalista de Cantabria (PAR), José María Mazón, mientras que los llamados a ser sus socios mayoritarios y mantenerle en La Moncloa a partir del próximo jueves, le han dado la espalda. Unidas Podemos ha optado finalmente por la abstención, en una postura que deja abierta la puerta a que se puedan acercar posturas de aquí a 48 horas, cuando se repetirá la votación y se requerirán más “síes” que “noes”, esto es, cuando será necesario el voto positivo de los morados para que prospere la investidura. Del mismo sentido del voto, abstención, ha participado el PNV, Bildu y Compromís, que en todo momento se han mostrado proclives a no bloquear la candidatura de Sánchez. La ausencia de los presos del “procés” también ha computado como abstención.

Por el contrario, los independentistas de ERC y Junts per Catalunya han optado por el voto negativo, junto al bloque de la derecha, Coalición Canaria y Navarra Suma. Los republicanos se han mostrado también abiertos a acabar favoreciendo un gobierno del PSOE, pero requieren que se alcance primero un pacto con Podemos sobre el que pronunciarse, ya que -en caso contrario- sus votos son “innecesarios”. Al menos los 15 diputados de ERC son imprescindibles para que un eventual ejecutivo progresista salga adelante, por lo que Sánchez también deberá revertir el sentido de su voto antes de la votación del jueves.

El bloque del “no” lo capitalizan los partidos de la derecha. PP, Ciudadanos y Vox votaron en bloque, a pesar de las continuas alusiones del candidato a la “responsabilidad” de las dos primeras fuerzas para que se abstuvieran y permitieran que el Gobierno de España no dependa de los independentistas. “Quiero un gobierno, estabilidad y una legislatura”, ha dicho Sánchez hoy en su última intervención, en la que ha reconocido que no pierde la esperanza, aunque “corra el riesgo” de ser el primer candidato que ha fracaso dos veces en su intento de ser investido.

Fuente: La Razón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *