Un joven admite dar varias palizas a su mujer porque no quedaba cerveza en Valencia

Un joven acusado de dar varias palizas a la que fue su pareja durante tres años en el domicilio que ambos compartían en la calle Ave María de Benimàmet, en Valencia, ha reconocido todos los hechos descritos en el relato de los hechos de la Fiscalía, que describe como incluso en una ocasión, el hombre agredió brutalmente a la mujer al pedirle que sacara cerveza y decirle esta que no les quedaba en casa.

Este martes, en la primera sesión de este juicio que se celebra en la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Valencia, el procesado se ha reconocido autor de los hechos que constan en el escrito de calificación provisional del Ministerio Público, aunque ha dicho no acordarse de la paliza con la que trató de acabar con la vida de la mujer porque “había fumado muchos porros de marihuana esa mañana”.

La fiscal de esta causa reclama para el acusado penas que suman diez años y cinco meses de cárcel por un delito de lesiones, otro de amenazas, un delito continuado de quebrantamiento de medida cautelar y un delito de homicidio en grado de tentativa, con la agravante de parentesco. Además, solicita indemnizaciones por un total de 213.000 euros para la víctima por los días impeditivos a causa de las múltiples lesiones sufridas, por las secuelas, por la pérdida de calidad de vida por estas y por daño psíquico.

Según consta en el relato de la acusación pública, el hombre insultaba con habitualidad a la que era su pareja y le manifestaba continuamente que ella iba a su trabajo, de camarera, “para golfear y para que le metieran mano”. En muchas ocasiones también le impidió que fuera a visitar a su madre a su domicilio, donde también residía su hijo.

Señala también Fiscalía que hacia las 22.00 horas del 13 de octubre de 2017, cuando la mujer llegó al domicilio en el que ambos vivían, se encontró con el procesado acompañado por su hermano y sus dos hijos y el hombre le pidió que sacara unas cervezas de la nevera. La víctima se dio cuenta de que no quedaban, por lo que salió a comprar más.

Cuando regresó a la casa, el acusado comenzó a increparla nuevamente con frases como “te has fumado toda la marihuana, esta que queda está húmeda… No vales para ser mujer, solo para ser puta…”, además de amenazas de muerte a ella y a su familia.

Además, con ánimo de atentar contra la integridad física de la mujer, le propinó puñetazos y bofetadas, incluso cuando la víctima ya había caído al suelo. Después la echó, mientras le decía que “tuviera cuidado con lo que decía por ahí” porque “iría a por ella y a por su familia”.

Fuente;: La Razón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *