Un plazo de 3 a 5 meses

La proposición de ley de modificación del indulto debe ser en primer lugar admitida a tramite por la Mesa del Congreso, lo que será así toda vez que PP y Ciudadanos cuentan con mayoría para comenzar a tramitar la modificación.

Una vez admitida a trámite, se debe dar traslado al Gobierno para que exprese su parecer sobre la misma (por ejemplo, si la puesta en marcha de la iniciativa supondría un gasto, etc) tras el debate en el Pleno de la toma en consideración de la proposición. Esto obligará a que todos los grupos tengan que expresar su parecer.

Si se aprueba esa toma en consideración, pasaría a la Comisión de Justicia, donde PSOE y sus socios tienen mayoría.

Esta comisión abre un plazo para que los grupos puedan presentar enmiendas al texto de la proposición de ley remitida. En este punto está una de las claves, ya que se puede ampliar el plazo para esa presentación de forma sucesiva. Es decir, no hay un tiempo tasado para esa presentación. De esta forma se puede alargar tanto como les interese a los partidos que tienen mayoría, una demora en la que algunos juristas ven un fraude de ley.

Al ser una modificación de una ley ordinaria sólo se requiere mayoría simple.

Una vez aprobado el texto en la comisión, pasaría al Congreso para su debate y, después, al Senado (donde el PP tiene mayoría). Si la aprueba, sólo restaría su publicación en el BOE para que entre en vigor. Por contra, rechazado el texto, volvería al Congreso. Con estos trámites, el plazo para aprobarla estaría «entre 3 y 4 meses», aunque dependerá mucho del tiempo que tarde la comisión de Justicia en enviar el texto al Congreso.

Fuente: La Razón

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *